Neutrinos, una partícula elemental sorprendente

Permítanos presentarte al neutrino, una de las partículas más misteriosas del llamado Modelo Estándar de Partículas. Ya conoces algunas de las partículas dentro de este modelo, por ejemplo el electrón, que orbita alrededor del núcleo de cada átomo, o el famoso Bosón de Higgs cuyo descubrimiento fue galardonado con el Premio Nobel en 2013.

El neutrino es uno de los ladrillos elementales de nuestro Universo. De manera similar al electrón, el neutrino no se puede dividir en unidades más pequeñas.

Los neutrinos son partículas «neutras»: no llevan carga eléctrica mientras que los electrones, por ejemplo, tienen carga negativa.

Nuestras partículas favoritas vienen en tres sabores diferentes (sí, ¡cómo el helado!). Un neutrino puede tener un sabor a electrón, muón o tau. Un neutrino se producirá de manera diferente en función del sabor, y los resultados de su interacción con la materia que nos rodea también cambiará en función de su sabor.

Sin embargo, y esto no ocurre con el helado, los neutrinos pueden cambiar su sabor cuando viajan hacia nosotros, como veremos más adelante.

¿De cuántos neutrinos estamos hablando?

El neutrino es la segunda partícula más abundante en nuestro universo. Cada segundo, alrededor de 100 billones de neutrinos cruzan tu cuerpo. Mientras lees esta oración, ¡600,000,000,000,000 de neutrinos te han atravesado! ¿Has sentido algo?

¡Apostamos que no! Esto se debe a la naturaleza intrínseca de los neutrinos. Únicamente interactúan de forma débil con el mundo que nos rodea, y solo lo hacen una vez de cada mil millones en nuestros enormes detectores.

Los físicos necesitan jugar con esta característica: a veces nos dificulta la vida, por ejemplo, en su detección, a veces nos ayuda a mirar aún más profundamente en el núcleo de las estrellas. ¿Curioso? No te preocupes, ¡te diremos todo lo que quieras saber!